El principal obstáculo para el emprendimiento está en uno mismo, en los temores, las inseguridades y las predisposiciones ante cada situación nueva. En ocasiones somos víctimas de nuestro propio ego o de la falta de autoconocimiento, lo que conlleva al fracaso mayormente.

Cuando eres víctima de ti mismo

La diferencia siempre es la actitud, puesto que mayormente las trabas son mentales y a veces difíciles de vencer, es sumamente importante identificar esos obstáculos:

  1. Miedo al fracaso: esta situación genera mucha duda y a la larga dificulta que avances en lo que realmente quieres, por lo cual te preguntas si vale la pena dar ese primer paso y unas cuantas interrogantes que siempre acechan tu estabilidad.
  2. Preocupaciones y pensamientos negativos: para transitar por primera vez en el camino al triunfo, necesitas limpiar tu mente de pensamientos negativos y preocupaciones generadas por la ansiedad. Preocuparse de más también afecta la salud, por eso debes centrarte en lo positivo y que sea tu prioridad.
  3. Desánimo: es inevitable no sentirse de este modo cuando se topa con el fracaso, trata de ver esta situación como algo temporal, aunque si persiste el malestar debes tomar en serio el problema, porque puede tratarse de una depresión y en ese caso es mejor buscar un especialista.

Estas emociones negativas frenan por completo el éxito, son fantasmas que acechan los sueños y por lo tanto es necesario ejecutar acciones para que desaparezcan o simplemente poder controlarlas.

Las emociones negativas destruyen tu iniciativa

Trabajar en el control de las emociones es un proceso que debe aplicarse para toda la vida, aunque no es fácil, proporciona una gran solución para alcanzar los propósitos y cultivar pensamientos positivos que serán de provecho en cada circunstancia. No hay fórmula mágica para combatir emociones adversas porque cada proceso es relativo, pero si herramientas que son muy útiles para desechar estas alteraciones.

Aunque siempre se presenten situaciones delicadas, conflictos familiares, económicos, pérdidas, relaciones fallidas, entre otros problemas, hay consejos que hacen más fácil este duro transitar:

  • Reconoce tus emociones: es importante identificar el problema como primer paso para solucionar cualquier situación.
  • Busca ayuda: si es muy delicado el problema con las emociones, la ayuda de un buen especialista puede arrojar luz a tu situación.
  • Mantén la calma: nos desesperes, todo tiene solución. Intenta relajarte, tomar aire fresco o meditar para sentirte en calma.
  • Identifica la causa del problema: reflexiona al respecto, luego planifica que harás para que tal situación no vuelva a repetirse.
  • Evita personas tóxicas: rodéate de personas que aporten cosas positivas y no quejas o resentimiento.
  • Realiza actividades físicas y al aire libre: todo esto puede ayudar a la distracción, pensar menos en el problema.
  • Vive sin quejas: enfócate en lo positivo, siempre evita quejarte. Agradece más por lo que tienes.
  • Enfócate en lo que importa: establece prioridades y céntrate en lo que te haga sentir bien.
  • Vive el ahora: no pierdas tiempo pensando en el pasado, ni tampoco te preocupes por el futuro, solo tienes el presente, así que disfrútalo.

Cómo mejorar tu rendimiento mental

Anteriormente se habló del peso de las emociones en el desarrollo de un emprendimiento, si bien, la mente también debe programarse para sacar todo aquello que obstaculiza el progreso como son los miedos, las dudas y otros conflictos. Para ser un emprendedor exitoso debes mejorar tus pensamientos, esto a su vez, ayudará a tener un mejor rendimiento en todo lo que te propongas.

Aquí te va una serie de consejos para tener un mejor rendimiento mental:

  • Enfócate (practica el mindfulness)
  • Relájate y medita siempre
  • Alimenta tus conocimientos
  • Mejora tu condición física y come saludable
  • Mantén alta la energía
  • Adquiere inteligencia emocional

Si empleas nuestro DeROSE Method, podrás adquirir claridad y agilidad mental, una forma de indagar en tus emociones de manera más racional, por lo que podrás controlar sentimientos y pensamientos negativos.

Asimismo, tendrás mediante técnicas la oportunidad de encontrar tus fortalezas y generar el potencial necesario para ser ese emprendedor exitoso que estás destinado a ser, así que trabaja duro por lo que sueñas y no te detengas.