Emprender es un camino arduo, antes de comenzar a transitarlo debes tener bien claro cuál es tu horizonte y a donde quieres llegar, así como el potencial que posees para ser un emprendedor exitoso, porque si quieres triunfar debes creer 100% en tu proyecto. No obstante, debes conocerte a fondo y encontrar lo que limita tu progreso.

¿Cómo reaccionas ante los eventos?

El condicionamiento es el proceso mediante el cual reaccionamos a un estímulo, la manera o costumbre para comportarnos ante la sociedad y nosotros mismos.

Es el aprendizaje producto de nuestras experiencias, cuyo origen puede ser de forma consciente o en la mayoría de los casos se producen a lo largo de la vida de manera inconsciente.

El condicionamiento puede ser adquirido por aspectos positivos o negativos, como estamos acostumbrados a reaccionar ante las circunstancias de la vida, en eso se debe trabajar para garantizar el éxito.

Con el DeROSE Method puedes trabajar en tu desarrollo personal a fin de garantizar el éxito, puedes obtener las herramientas para eliminar o modificar las condiciones que no aporten nada a tu superación personal y profesional. Se abordan diversas técnicas orgánicas, de respiración, concentración reprogramación emocional, mentalizaciones, relajación, entre otras.

Esto con el fin de pulir la mente, el cuerpo y las emociones hacia el bienestar y el pleno conocimiento de las condiciones, lo que garantiza el éxito en las relaciones interpersonales, así como en la sociedad. Éste es el primer paso para ser un emprendedor exitoso.

8 factores de alto rendimiento que necesitas para emprender

Una vez reconocida las condiciones y los aspectos que han estado presentes en tu vida, puedes identificar tus habilidades y fortalezas para emprender con éxito, sin embargo, es fundamental que tomes nota de 8 factores que facilitarán tu rendimiento a la hora de emprender:

1. Enfoque (anti-dispersión)

Cuando se tiene un objetivo en mente, es necesario enfocarse en lo que verdaderamente importa, sin perder tiempo en las distracciones que te separan de tu meta. No debe interesar más nada, sino trabajar en pro de tu propósito, pese a que las situaciones puedan ser adversas.

2. Conocimientos técnicos

Debes tener pleno conocimiento en lo que estás haciendo, si quieres emprender con éxito es necesario que sepas todo lo referente a tu emprendimiento y saber cómo funciona todo lo referente a este proyecto.

3. Condición física (vitalidad)

Lo primero es la salud, es necesario estar saludable para lograr ese propósito que tanto anhelas.

4. Nivel de energía

Este factor es fundamental para emprender, tener el impulso y la energía necesaria ayudará a encarar positivamente esos periodos de desmotivación y fatiga que a veces son inevitables, pero con voluntad se pueden superar.

5. Habilidades emocionales (inteligencia emocional, manejo del estrés)

Cuando las cosas no salen como se esperan, es normal desanimarse. En ese momento es fundamental desarrollar la inteligencia emocional y un buen manejo del estrés, ya que es un camino largo y difícil, pero cuando se llega a la meta no hay nada más satisfactorio.

6. Actitud mental (mentalidad, resistencia mental)

A esto se le suma la resiliencia, esa capacidad para hacer frente a los problemas y tener una actitud positiva ante cada situación. Fortalece tu mente para llegar a donde quieres llegar y mantenerte firme.

7. Nivel de desafío

¿Has escuchado la frase ningún mar en calma hizo experto a un marinero? Debes estar preparado para cada desafío y tomar las riendas. En el mundo profesional siempre hay cambios y necesitas encarar cada situación con la mejor actitud.

8. Madurez

Cada experiencia lleva un aprendizaje, incluso se suele aprender más de los errores que de los aciertos, por eso es importante aprender de los fracasos para nuevamente volver al ruedo, para eso hace falta madurez y una evaluación del trabajo realizado para identificar esas fallas.

Emprender es todo un desafío que incluye fortaleza mental y emocional. Con el DeRose Method, te proporcionamos la filosofía necesaria para que alcances tus metas, a través de procesos que mejorarán el rendimiento profesional y la calidad de vida. El éxito no solo se trata de emprendimiento, sino de buscar también ser un mejor ser humano, con el cual cada experiencia sea mala o buena, será un ganancia.