El arte de la consciencia corporal

El cuerpo humano ha inspirado muchas citas a lo largo de la historia. En la religión se puede decir que es un templo o el hogar en donde habita lo más importante; el alma. El cuerpo nos envía muchas señales, tanto de carácter fisiológico (hambre, sueño) como emocional (alegría, tristeza), todos estos signos debemos escucharlos para obtener el bienestar y mejorar nuestra vida.

La conciencia corporal es la forma en cómo nuestro cuerpo se comunica y refleja nuestros sentimientos y vivencias, algo que debemos desarrollar para atender sus requerimientos. Esto va más allá de simplemente escuchar, es un arte que se expresa y debemos dejarlo fluir.

El arte de la conciencia corporal se remonta a hace 5.000 años, cuando un hombre llamado Shiva en la India desarrolló un entrenamiento de baile y comenzó a enseñarlo a personas interesadas en esta capacitación, una práctica que se perdió con los años, pero que en 1960 fue rescatado por la sistematización del DeROSE Method.

Es una especie de coreografía artística que tiene ritmo y fluidez, con el fin de hacer florecer la fuerza interior. Con el tiempo ha sido adoptado por artistas para mejorar su creatividad, intuición, conciencia orgánica, el manejo de las emociones y el nivel de concentración, como consecuencia se genera una gran expresión de potencial humano.

El arte de la conciencia corporal nos proporciona energía, vitalidad y dinamismo, a su vez aumenta la productividad tanto en lo profesional como en lo artístico, un evento que genera satisfacción personal y plenitud.

Ponte en buena forma con el DeROSE Method

A través de la conciencia corporal podemos obtener muchos beneficios, escuchar a nuestro cuerpo tiene buenas repercusiones en lo mental, emocional y en lo físico, puede mejorar notoriamente la forma en cómo nos vemos.

Con el DeROSE Method puedes ponerte en forma de manera inteligente con técnicas que se ajustan a cada profesional. Se trata de un método con más de 2 mil técnicas orgánicas que se desarrollan en el cuerpo: flexibilidad articular, estiramiento muscular, tono muscular y conciencia corporal.

Entre nuestras prácticas abordadas se encuentran: anteflexión, retroflexión, posterior flexión, torsión, músculo, tracción, apertura pélvica, equilibrio vertebral, que se entrenan de pie, sentado o acostado. Dichas técnicas se realizan sin repetición, dando al cuerpo flexibilidad y resistencia.

Es importante destacar que a pesar de ser un trabajo duro, no hay ningún riesgo ni daño muscular que se pueda presentar, nuestra regla general se basa en no forzar absolutamente nada en nuestro cuerpo.

Nuestras 8 reglas de ejecución son las siguientes: respiración coordinada, permanencia (máxima o siempre que pueda dejar de respirar), repetición (ninguna), ubicación de la conciencia (en la región más solicitada por la técnica), mentalización (en la ubicación de la conciencia), ángulo didáctico, compensación (con técnicas apropiadas), seguridad.

Otro dato interesante que acotar es que no realizamos calentamiento muscular porque nuestra metodología no lo requiere, no obstante, las técnicas son capaces de desarrollar fuerza y flexibilidad.

Es un entrenamiento que nos condiciona para cultivar habilidades como destreza, precisión, sutileza y resistencia. De esta forma podemos desarrollar nuestra conciencia corporal para alcanzar vitalidad y energía interna, un proceso necesario para lograr nuestros objetivos y obtener plenitud en todos los campos de nuestra vida.